Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

Málaga. La provincia registra en el primer trimestre del año casi 10 accidentes por cada mil trabajadores, según Junta

08/06/2010

La crisis económica y, por ende, el aumento del desempleo, han supuesto un descenso en el número de accidentes laborales en el primer trimestre del año. Concretamente, el índice de accidentalidad se situó en los tres primeros meses del año en 9,64 accidentes por cada 1.000 trabajadores, según los datos del Gobierno andaluz.

Así, en el primer trimestre se contabilizaron, en términos absolutos, 4.263 accidentes, la mayoría leves, lo que supone un 10,89 por ciento menos que en comparación con el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, esta cifra, según aclaró el delegado provincial de Empleo, Juan Carlos Lomeña, podría ser "engañosa", ya que el desempleo se ha incrementado.

Por ello, se tiene en cuenta el índice de incidencia, es decir, el número de personas que están dadas de alta en la Seguridad Social y los accidentes que se producen. Ese índice es inferior al de 2009, que estaba en 10,55 accidentes por cada 1.000 trabajadores, es decir, que se ha producido un decremento del 8,87 por ciento.

En este sentido, destacó que de los 4.263 accidentes que tuvieron lugar durante los primeros tres meses del presente año, un total de 4.215 eran leves, 47 graves y uno mortal.

Lomeña precisó que será mañana lunes cuando se celebre en Málaga el Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales, donde se evaluarán los datos y se establecerán medidas a adoptar para seguir trabajando contra la siniestralidad laboral.

Por actividad económica, la construcción de edificios sigue acaparando el mayor número de accidentes, con 385, lo que supone un 9,15 por ciento; seguida del comercio al por menor —excepto de vehículos de motor y motocicletas—, con un 8,56 por ciento, y la administración pública y defensa con 350 siniestros (8,32 por ciento).

Servicios de comidas y bebidas, construcción especializada, actividades de jardinería, sanitarias, transporte terrestre y por tubería, comercio al por mayor, venta y reparación de vehículos a motor, agricultura, ganadería, ingeniería civil y educación fueron otras de las actividades donde el número de siniestros oscilaron entre 180 y 87.

Conocer qué tipo de actividades son las que provocan mayor número de siniestros es imprescindible, según el delegado, para constatar hasta qué punto la mecánica de prevención es la correcta. En este punto animó a los trabajadores a aplicarse y a poner de su parte para evitar accidentes.

Lomeña puso como ejemplo la importancia de que los albañiles se pongan unas gafas especiales cuando manipulan una radial: "en este primer trimestre hubo 65 accidentes por esto, un trabajador con una radial levanta una polvareda enorme y ven cómo la gente se aparta en la calle, pero ellos mismos no se dan cuenta de que están en contacto con sustancias peligrosas que pueden afectarles a los ojos".

La causa de accidentalidad mayor en los tres primeros meses de 2010 fue el sobreesfuerzo físico, con un 32,75 por ciento del total, concretamente 1.378 accidentes; seguido del aplastamiento resultado de una caída, que acaparó el 16,73 por ciento con 704 siniestros, y el aplastamiento resultado de un tropiezo o choque contra un objeto inmóvil (9,84 por ciento).

Con poco más de un cinco por ciento se sitúan los golpes contra objetos que caen o el contacto con instrumentos cortantes como cuchillos u hojas. Precisamente, esto último provocó 212 accidentes, y es algo muy habitual, según Lomeña, por la gran cantidad de trabajadores de la hostelería.

Este primer trimestre hubo en la provincia un único accidente mortal, que se debió a que el trabajador quedó sepultado bajo un sólido.

Lomeña valoró el trabajo realizado en los últimos años en materia de prevención de riesgos laborales: "hemos descendido en los mortales considerablemente, y en los graves, pero hay que trabajar sobre los leves, muchos de los cuales son perfectamente evitables".

En este punto insistió en la necesidad de seguir trabajando en cultura preventiva, de ahí la importancia de que se utilicen los EPI, equipos de protección que evitan muchas muertes.

Lamentó, además, que muchos trabajadores de la construcción, por ejemplo, no se enganchen "a la línea de vida" —a través del arnés— o que haya empleados que no resguarden sus ojos, manos o pies, lo que evitaría accidentes leves, "que aunque no suponen un drama, sí son un gasto económico y de asistencia que se podría evitar".

Por ello, el responsable provincial de Empleo aseguró que la formación es crucial para reducir el número de siniestros y destacó el hecho de que en el convenio de la construcción haya ocho horas formativas para los trabajadores.

(Fuente: 20 minutos)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 30/09/2017
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS