Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Editorial

El próximo 7 de noviembre tendrá lugar una nueva edición del Encuentro Nacional de Seguridad y Salud en la Construcción que Fundación SANDO organiza este año en colaboración con la Cátedra de Prevención y Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Málaga.

Estos encuentros se han consolidado tras seis ediciones como un foro de expertos para reflexionar y tratar de buscar las mejores soluciones aplicables para aspectos de máxima actualidad en el ámbito de la prevención de riesgos laborales. En esta ocasión el programa se ha configurado con dos ponencias singulares. La primera de ellas aborda la problemática latente de los riesgos psicosociales, mientras que la segunda, ahonda en cómo el uso de las nuevas tecnologías puede afectar a la prevención, en concreto la metodología BIM, que se está implantando rápidamente en el sector de la construcción y afectando a aspectos relevantes en seguridad.

Junto con las conferencias se desarrollará durante el encuentro una mesa redonda sobre seguridad vial en la construcción, eje central del evento, y que contará con los puntos de vista de sindicatos, fundaciones, Dirección General de Tráfico y de la Dirección General de Trabajo y Bienestar Social.

Prácticamente coincidiendo con esta jornada se cumplirán veinticuatro años desde la promulgación, el 8 de noviembre de 1995, de nuestra “Ley de Prevención de Riesgos Laborales” (LPRL). Cabe recordar que esta normativa se elaboró de manera muy consensuada con los agentes sociales y transpuso a nuestro ordenamiento jurídico nacional la Directiva Marco de la Unión Europea (Directiva 89/391/CEE). Casi un cuarto de siglo después, todavía se observan flecos sueltos que no contribuyen al principal objetivo, la erradicación de accidentes de trabajo en nuestro país. Sin duda alguna, uno de estos flecos viene determinado por la siniestralidad laboral vinculada a la circulación vial.

Hoy día todos somos conscientes por los medios de comunicación de la preocupación por el creciente número de accidentes laborales de este tipo durante el desplazamiento o en itinerancia. Diariamente, desde infinidad de lugares de residencia, en algunos casos muy recónditos, se acumulan decenas de miles de horas de exposición al riesgo en nuestras vías de circulación. Horas incrementadas además por la necesaria movilidad de tipo in misión o de otra naturaleza, como por ejemplo en el interior de las propias grandes obras civiles utilizando vías alternativas o caminos y en la propia traza de las actuaciones.

Tampoco debemos olvidar, y necesitan urgente tratamiento normativo y regulatorio, otras nuevas formas de movilidad, como son los “patinetes eléctricos”, que en algunas ciudades españolas han irrumpido con gran fuerza, como por ejemplo en el caso de Málaga. El uso de estos singulares vehículos empieza a convertirse en algo habitual en las obras urbanas de edificación. Esperemos que se realice pronto su adecuada regulación.


Esther Sánchez Manzano
Directora General de Fundación SANDO
Directora General de Recursos Corporativos de SANDO

Histórico de Editoriales

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 26/02/2019
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS