Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

La medicina del trabajo y la salud de los trabajadores

05/06/2010

La relación entre trabajo y salud es multidimensional, pero una de esas dimensiones, la prevención de los efectos negativos derivados del trabajo, constituye uno de los objetivos fundamentales de la salud laboral y de la medicina del trabajo, que deben empeñarse en conseguir la mejora de las condiciones de trabajo y salud de los trabajadores. A pesar de su antigüedad, a la medicina del trabajo aún le queda un difícil trayecto que recorrer para encontrar acomodo en el lugar que le corresponde dentro de su ámbito de actuación, tanto a nivel de la prevención de riesgos laborales como del sistema sanitario. Creemos que es inevitable e inaplazable la intervención de las autoridades sanitarias para promover una coordinación real y eficaz de los recursos humanos necesarios para afrontar los problemas de salud del ámbito laboral. Mientras tanto deben establecerse los criterios necesarios para que el sistema nacional de salud englobe todos los recursos sanitarios de uso público, entre los cuales debe incluirse la salud laboral, con el fin de llegar efectivamente a la universalidad que predica.

Aunque las diferentes administraciones implicadas (Sanidad, Trabajo y Educación) tienen perspectivas distintas, nada tienen que ver con los intereses de los servicios de prevención ajenos (en los que muchos de nosotros trabajamos y pretendemos seguir haciéndolo), que son entidades mercantiles independientes entre cuyos objetivos está la obtención de un beneficio económico. Nada que objetar contra este principio ineludible de la economía y fin obligado de toda empresa, al contrario. Ahora bien, nunca puede hacerse a costa de una merma en la calidad de la atención a la salud de los trabajadores. Por eso nos preocupan algunas propuestas que, bajo la apariencia de lograr una adecuada proporción entre médicos y trabajadores atendidos en los servicios de prevención, pretenden, ante el supuesto déficit de especialistas en medicina del trabajo, sustituirlos por médicos de otras especialidades. Esto no puede ser debido más que a un imperdonable desconocimiento por parte de los proponentes o a intereses espurios que olvidan el objetivo ineludible de una atención de calidad de las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores. Cuando la legislación posibilita la participación de otros especialistas en la atención sanitaria en los servicios de prevención, quiere decir que esto se hará sin que unos invadan las competencias de los otros. Nadie aceptaría sustituir a cardiólogos por neurólogos ante la supuesta falta de aquellos. ¿Por qué se pretende que a los médicos del trabajo los puedan sustituir otros profesionales muy cualificados en su materia, pero no en ésta?

La formación del médico del trabajo conlleva habilidades y conocimientos muy específicos y claramente diferenciados de los de otras especialidades, porque sus objetivos también lo son.

La medicina del trabajo tiene por objeto lograr, mantener o recuperar la salud de los trabajadores en relación con sus condiciones de trabajo, previniéndole de los daños que pudieran derivarse de ello. Es pues también su función determinar la aptitud para trabajar, la cual requiere la valoración del estado de salud del trabajador y el profundo conocimiento de las funciones esenciales de su trabajo a fin de evaluar la capacidad psicofísica del trabajador para trabajar e identificar posibles riesgos adicionales para su salud o la de otros, derivados de sus características psicofísicas y de las exigencias de su trabajo.

Hablar hoy de salud laboral es hacerlo de algo más que de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales por más que aquellos sigan suponiendo una lacra insoportable y que estas, a pesar de algunas mejoras por cambios legislativos recientes, sean objeto de una infradeclaración inadmisible. Debemos tener en cuenta las patologías que van incrementando de manera notable su presencia entre los trabajadores como son las lesiones músculo-esqueléticas y las mentales, derivadas esta últimas de un incremento en la exposición a riesgos psicosociales.

Hay dos asuntos concretos que afectan a Extremadura. La inminente creación de la Unidad Docente de Medicina del Trabajo permitirá, por primera vez, formar MIR de esta especialidad en la región, lo que redundará en un aumento de profesionales especializados para atender la salud de los trabajadores extremeños con un consiguiente incremento de la calidad de esta atención. En segundo lugar, el presidente de la Junta anunció el pasado año la futura puesta en marcha de un instituto de salud laboral que aglutine la ejecución de las políticas sanitarias y laborales que incidan en la salud laboral de la población (algo que ya figuraba entre los objetivos del Plan Integral de Salud Laboral 2007-2011 elaborado bajo el liderazgo de la Consejería de Sanidad y Dependencia). Entendemos que este proyecto pueda sufrir demoras debidas a la difícil situación económica, pero creemos que debe retomarse cuanto antes porque todo aquello que incida en la mejora de las condiciones de trabajo y salud de los trabajadores tendrá una influencia muy positiva en el futuro desarrollo económico y social de la región. Ambas apuestas nos parecen elementos fundamentales de futuro que deben acometerse a la mayor brevedad.

Un trabajo seguro y saludable debe ser la meta de las políticas públicas relacionadas con la protección de la salud de los trabajadores.

Proteger la salud de los que trabajan y hacer del trabajo una fuente de salud debe ser una prioridad política de los próximos años. La asociación que representamos ofrece su apoyo profesional y científico a las Administraciones y a los agentes sociales e invita a todos los implicados a un diálogo permanente para mejorar las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores de Extremadura.

(Fuente: Hoy Digital)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 30/09/2017
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS