Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

La exposición a sustancias químicas mata cada año a 4.000 trabajadores

22/03/2010

Alrededor de 3,5 millones de trabajadores de todos los sectores de actividad están expuestos a agentes cancerígenos en su lugar de empleo. Los peligros acechan a cerca del 30% de la población ocupada, porcentaje que crece cada año. Pero el auténtico drama se da cuando esos riesgos se convierten en hechos. Así, cada año 4.000 trabajadores pierden la vida; al menos 33.000 caen enfermos y más de 18.000 padecen un accidente laboral por su contacto con sustancias químicas. Los productos más peligrosos se detectan en la construcción y en la industria. Ante esta tragedia, los países desarrollados elaboran inventarios y evaluaciones higiénicas que frenan y erradican las consecuencias nocivas, «pero España no».

La voz de alarma ha corrido a cargo del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), fundación autónoma de carácter técnico promovida por el sindicato CC OO. El objetivo de esta entidad es impulsar acciones «de progreso social» y, bajo este epígrafe, el ISTAS ha reunido en Sevilla -por primera vez en España- a expertos y científicos nacionales y extranjeros para aflorar «el riesgo químico» y planificar «estrategias conjuntas preventivas».

Los responsables del Instituto advierten de que «el riesgo químico es un enemigo invisible».

La repercusión de los agentes dañinos sobre el medio ambiente es también inquietante. El 84% de la población respira aire que supera los índices de protección a la salud recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y, dentro de esta superación de límites, el registro estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, de 2008, recogía la existencia de 2.156 complejos industriales que sobrepasaban el nivel admitido.
La información toxicológica disponible aporta, según el ISTAS, unas cifras demoledoras. La población en general está expuesta a sustancias de elevada peligrosidad presentes en los lugares de trabajo. Hay identificados 1.500 productos cancerígenos y mutágenos; 1.500 tóxicos para la reproducción; 3.000 alérgenos; 1.300 neurotóxicos; 1.500 alteradores del sistema hormonal; 500 compuestos orgánicos volátiles, etc.

Gestión ineficaz

En las jornadas de Sevilla participaron, junto a los especialistas, cargos de diversos ministerios. En sus intervenciones hubo un denominador común: la denuncia de la precariedad del etiquetado por parte de los proveedores. Además, el secretario general de Trabajo, Rafael García, abogó por utilizar adecuadamente la legislación vigente en materia de prevención, profundizar en la investigación y consolidar las medidas aplicadas.

La directora general de Calidad y Evaluación Ambiental, María Jesús Rodríguez, se mostró consciente de la «dimensión» del problema en España, pero al no ser visible la relación «causa-efecto» es muy difícil «justificar inversiones costosas», expuso. Por su parte, la secretaria general de Salud Pública de la Junta de Andalucía, Josefa Ruiz, insistió en la necesidad de que los trabajadores tengan «un conocimiento profundo sobre las consecuencias de los productos que utilizan».

Precisamente, uno de los problemas que quedó patente en las jornadas es que la gestión del riesgo químico en las empresas deja mucho que desear. El ISTAS asegura que se dan cuatro «debilidades básicas»: información deficiente, escasa percepción de los riesgos, evaluación inadecuada de la situación y mal enfoque preventivo. Mientras tanto, se constata que «las enfermedades relacionadas con la exposición ambiental a sustancias químicas se han disparado en los últimos años». «Estamos pues ante un problema de salud pública de gran envergadura», afirman los dirigentes del instituto.

Otro conflicto radica en que los intereses de los trabajadores y de los empresarios van por separado. En la mayoría de los casos la vigilancia de la salud parece invisible. Y en época de crisis, los recortes empresariales empiezan normalmente por el abandono de las medidas preventivas, de acuerdo con la denuncia de CC OO. Pero es preciso ser conscientes -apuntaron los ponentes- de que los riesgos químicos «no están sólo presentes en el sector químico, van más allá».

(Fuente: Diario Sur)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS