Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

La contribución de un Protocolo de la OIT a la lucha contra el trabajo forzoso en Tailandia

10/01/2020

La ratificación por parte de Tailandia del Protocolo de la Organización Internacional del Trabajo de 2014 relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso (P29) dio lugar a una mejora de las condiciones laborales en la industria pesquera y del marisco. El proyecto de la OIT Ship to Shore Rights ha ayudado al Gobierno de Tailandia a introducir los consiguientes cambios.

Chith “Jed” Poth tenía solo 17 años cuando en 2007 emigró de Camboya a Tailandia en busca de trabajo en el sector de la pesca. Por entonces, había vulneraciones graves de los derechos laborales en el sector, que las autoridades tailandesas pasaban por alto o desconocían. Entre otras cosas, los trabajadores padecían la retención arbitraria del salario y la confiscación del pasaporte, indicios típicos de posibles situaciones de trabajo forzoso.

Ahora bien, la ratificación en 2018 por parte de Tailandia del Protocolo de 2014 relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso (P29) –la primera ratificación en Asia– imprimió un giro importante. Con la decisión de ratificar el Convenio, Tailandia quiso transmitir el mensaje a los trabajadores, los empleadores, los principales interlocutores sociales, y los países vecinos, de que Tailandia iba a sumarse al movimiento mundial destinado a resolver el problema del trabajo forzoso.

En el marco del debate sobre la ratificación del Convenio y el modo de solucionar los vacíos jurídicos en materia de trabajo forzoso en el país, los expertos juristas de la OIT y el proyecto de la OIT financiado por la Unión Europea, Ship to Shore Rights , prestaron amplia asistencia técnica y análisis al Gobierno, a los empleadores y los trabajadores de Tailandia.

“Las mejoras se han notado, en especial en la mayor regularidad y la cantidad de la remuneración. Las tareas se programan más, y tenemos más tiempo de descanso."

Chith Jed Poth
Tras largos meses de conversaciones tripartitas, se introdujeron enmiendas a la Ley de Tailandia contra la Trata de Seres Humanos. Los asociados de la OIT por lo general reconocen que –incluso si las decisiones no van en el sentido preferido– la normativa es más “aguda”, más eficaz y más exhaustiva cuando en el debate intervienen las organizaciones de trabajadores y de empleadores.

Jed afirma que en su buque “…la situación ha mejorado mucho. Las mejoras se han notado, en especial en la mayor regularidad y la cantidad de la remuneración. Las tareas se programan más, y tenemos más tiempo de descanso.”
Las nuevas enmiendas relativas al trabajo forzoso propiciadas por la ratificación del Protocolo por Tailandia pueden contribuir mucho a poner en evidencia ante empleadores, trabajadores, inspectores del trabajo, fiscales y jueces, la urgencia del problema, la forma de detectarlo, y también de resolverlo. Ahora bien, sigue habiendo problemas, en especial por lo que se refiere a cambiar las prácticas de los empleadores, así como las reglas del Gobierno tailandés y la aplicación efectiva de las nuevas normas.

“Antes, si nos enfermábamos o lesionábamos, solo podíamos ir al hospital si el capitán o el propietario del buque nos dejaban. Ahora, mis empleadores se preocupan más por nuestra salud y nuestro bienestar, y además tengo un seguro social que me permite acudir al hospital”, dijo Jed.

Las mejoras se han introducido en algunos puertos y en otros no, pero hay motivos para ser optimistas, pues, con el respaldo de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), se ha puesto en marcha una iniciativa de sindicación denominada Fishers Right Network (FRN) (red por los derechos de los pescadores). Jed y otros más de mil pescadores inmigrantes en Tailandia ahora comprenden mejor sus derechos, y trabajan juntos para cambiar las condiciones en el sector. Sin embargo, Tailandia aun no ha ratificado los Convenios fundamentales núms. 87 y 98 , y las leyes que prohíben al inmigrante crear y dirigir sindicatos impiden la concreción de todos los derechos de estos trabajadores y de la consiguiente erradicación del trabajo forzoso.

(Fuente: ilo)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 26/02/2019
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS