Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

La iluminación natural y el confort visual en los espacios de trabajo

29/07/2019

A lo largo de la historia del trabajo, la figura del empleado dentro de las empresas ha ido cambiando y transformándose hasta nuestros días. Desde un perfil productivo predefinido por tareas estipuladas por la compañía, hasta un perfil proactivo y flexible, que busca nuevas oportunidades, dentro y fuera, aportando un valor añadido a la empresa que no siempre es cuantificable.

La evolución del empleado ha ido muy de la mano con la tecnología -el desarrollo de nuevas herramientas de trabajo, como internet- y del impulso dado por las distintas normativas de salud e higiene para fomentar lugares más seguros, saludables y que cumplan los requisitos mínimos en materia de prevención de riesgos.

Aunque la prevención naciese vinculada a trabajos más físicos, pronto se fueron incluyendo aspectos relacionados con la oficina como la ergonomía. Y así se definieron las condiciones de trabajo, según se puede comprobar ya en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

En este contexto y en el ámbito de los espacios de trabajo hay una multitud de condiciones que se dan ya por supuestas y otras que se están impulsando en nuestros días. El requisito es que estos sean confortables y saludables, porque el trabajo tendrá mejores frutos si se realiza en un ambiente inspirador y en el que el usuario se encuentre bien.

Al contrario de lo que se pueda pensar, el confort se puede medir, distinguiéndolo entre térmico y óptico, ambos fundamentales. Esto está contemplado en la normativa EN 14501, que define y regula los niveles de ambos aspectos.

Centrándonos en uno de ellos, la luz natural tiene mucho que decir en el desarrollo del trabajo. El ojo humano se adapta mejor a ésta que a la luz eléctrica, por lo que se debe aprovechar al máximo las horas de sol.

Según un estudio que realizaba el Green Building Council en los Estados Unidos en 2014 ya se revelaba que la calidad visual influye directamente y proporcionalmente en la predisposición para el desarrollo de las tareas, en el estado de ánimo o en aspectos físicos como fatiga o dolor de cabeza. Igualmente se concluía que las personas que trabajaban con mayor luz natural descansaban también mejor, llegando a tener hasta 46 minutos más de sueño.


(Fuente: RRHHDigital)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS