Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

El estrés podría estar detrás de entre el 20% y el 30% de los ataques al corazón

29/05/2017

El actual ritmo de vida hace que el ser humano de hoy en día esté sometido a todo tipo de presiones, que en ocasiones son difíciles de asimilar o de gestionar. Una de las consecuencias de este frenético modus vivendi es el estrés, un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal y que suele provocar trastornos físicos y mentales. Diversos estudios han demostrado que existe una relación directa entre el estrés y la salud cardiovascular, hasta el punto de que se calcula que entre el 20% y el 30% de los ataques al corazón podrían estar relacionados con esta realidad.

Algunas de las causas que están detrás del estrés son la inestabilidad laboral, la inquietud social ante el futuro, el exceso de información o diversos acontecimientos de la vida personal. “Son situaciones que, a veces inconscientemente, nos generan tensión”, señala Francisco Javier Parra Jiménez, jefe del Servicio de Cardiología de HM Hospitales y del Centro Integral de Enfermedades

Es este sentido, el especialista indica que “el estrés obliga al corazón a trabajar más intensamente. Las coronarias que nutren al músculo cardiaco requieren mayor aporte energético. Además, la sangre se espesa y las arterias se vuelven menos elásticas; se acumulan así sustancias nocivas en su pared, de forma que la sangre circula con mayor dificultad. De esta forma, el mecanismo defensivo que destruye los trombos disminuye su efectividad y el sistema cardiovascular se vuelve vulnerable ante cualquier obstrucción y/o trombosis aguda o crónica de la placa aterosclerótica”.

Por lo tanto, es evidente que el estrés puede tener consecuencias negativas e incluso graves sobre la salud cardiovascular, sobre todo en aquellas personas que padecen antecedentes de este tipo de enfermedades o alguno de los factores de riesgo.

No obstante, el estrés no es negativo por sí mismo, pero puede llegar a serlo. Por esa razón es importante aprender a detectarlo y aprender a controlarlo. Para ello es esencial identificar algunos de los síntomas que pueden indicar estrés, como dificultad para dormir, irritabilidad o impaciencia, falta de concentración, incapacidad de relajarse, tensión o dolores de cabeza, cuello y musculares.

El ejercicio físico, una adecuada alimentación y unos buenos hábitos de sueño pueden ayudar, en general, a reducirlo. Además, añade Francisco Javier Parra, “es importante que reconozcamos el problema para atajarlo antes de que este vaya a más”. Aunque el manejo de cada caso debe ser individualizado, es necesario identificar los factores que llevan al estrés, usar técnicas de relajación, descansar adecuadamente, hacer al menos tres horas de ejercicio a la semana y seguir una dieta equilibrado para ayudar a controlarlo.


(Fuente: ConSalud)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS