Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

Pautas para el desarrollo de aplicaciones de sanidad electrónica para mejorar el cuidado de los ancianos

08/01/2016

Investigadores financiados con fondos europeos conocen ahora mejor la manera en la que las aplicaciones de sanidad electrónica pueden estimular la cultura sanitaria y mejorar la calidad de la atención prestada a las personas mayores.
Pautas para el desarrollo de aplicaciones de sanidad electrónica para mejorar el cuidado de los ancianos © Shutterstock
La creciente demanda de aplicaciones de sanidad electrónica para las personas mayores, es decir, la prestación de asistencia sanitaria y servicios por medios electrónicos, y las aplicaciones de sanidad móvil —servicios de asistencia sanitaria a través de dispositivos de comunicación móviles como los smartphones—, han creado una oportunidad para que las pymes desarrollen soluciones innovadoras basadas en Internet, teléfonos móviles y tabletas, así como videojuegos, que puedan mejorar la salud de los ancianos.

El proyecto IROHLA, financiado con fondos europeos, probó varias de estas tecnologías prometedoras con participantes mayores, algunos con baja cultura sanitaria, con el fin de satisfacer la viabilidad comercial y crear un conjunto de pautas de desarrollo. Una de las principales conclusiones fue la necesidad de una colaboración activa y continua entre desarrolladores de aplicaciones, profesionales de la salud e investigadores.

Otras cuestiones que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar aplicaciones dedicadas a la salud de los mayores incluyen la simplificación de contenidos y uso y la capacidad de fijar objetivos personalizados a corto plazo. Por ejemplo, un proyecto piloto intentó mejorar el conocimiento de los participantes sobre la actividad física y la alimentación saludable. La aplicación permite a los participantes establecer sus propios objetivos en materia de actividad física y nutrición y les evalúa al final de un período específico. El sistema genera mensajes personalizados.

Conviene también destacar que el equipo del proyecto informó que, mientras que los mayores reaccionaban positivamente a las aplicaciones de sanidad electrónica y móvil, unos estudios descubrieron que la situación socioeconómica influye notablemente en la profundidad de la comprensión de las nuevas tecnologías. Este factor no se debe pasar por alto al diseñar aplicaciones de sanidad electrónica y móvil, para asegurar que esas herramientas beneficien a todos los usuarios, independientemente de su nivel socioeconómico, afirma el equipo del proyecto.

De hecho, en la UE, el nivel de conocimientos sobre salud —es decir, en qué medida las personas pueden acceder, comprender y comunicar información para disfrutar de buena salud— es un área que necesita mejorar. Así se ha deducido de una encuesta reciente que demostró que entre el treinta y el cincuenta por ciento de la población está limitada en esta área, siendo los ancianos una población especialmente vulnerable.

Las pautas desarrolladas por el proyecto IROHLA ayudarán al sector sanitario europeo a aprovechar el potencial de las innovaciones de sanidad electrónica y móvil, con el fin de estimular los conocimientos sanitarios entre los ancianos, proporcionar contacto inmediato con cuidadores y favorecer una toma de decisiones con conocimiento de causa. También se espera que las innovaciones informáticas dedicadas a la salud favorezcan unas intervenciones médicas y de salud pública más específicas, así como el diagnóstico y el seguimiento a distancia.

De hecho, el equipo confía en que el proyecto, que concluyó a finales de noviembre de 2015, contribuya a mejorar la cultura sanitaria entre los ancianos e impulse los servicios de sanidad electrónica en Europa. «Lo que espero es que los ancianos europeos que tienen escasa cultura sanitaria sientan que están a cargo de su propia salud», declara un miembro del equipo del proyecto, la profesora Louise Meijering, de la Universidad de Groninga, Países Bajos. «Deberán ser capaces de consultar a los profesionales que necesiten y poder formularles preguntas. El resultado final sería que los adultos mayores tomasen decisiones bien fundamentadas en relación con su salud».
FUENTE:
http://cordis.europa.eu/news/rcn/124486_es.html

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 23/12/2017
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS