Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

Superconductividad, el futuro del transporte de energía

20/09/2012

La superconductividad es la capacidad intrínseca que poseen ciertos materiales para conducir corriente eléctrica sin resistencia ni pérdida de energía bajo determinadas condiciones de trabajo.

Todos los materiales que utilizamos actualmente para el transporte de energía (aleaciones de cobre, aluminio, acero, semiconductores, etc) presentan una mayor o menor resistencia al paso de una corriente eléctrica, originándose unas pérdidas en ese transporte de energía.

Esta resistividad eléctrica de un conductor metálico disminuye gradualmente a medida que la temperatura se reduce, sin llegar a anularse totalmente, pero existen algunos materiales que permiten ese flujo sin presentar una resistencia a su paso (siempre bajo ciertas condiciones de trabajo), estos son los denominados superconductores.

En 1986, dos científicos alemanes, Karl Alexander Müller y Johannes Georg Bednorz, descubrieron que la superconductividad podía presentarse en temperaturas más altas en materiales cerámicos, descubrimiento que les valió el Nobel de Física en 1987.

Transporte de energía

Los científicos consideran que la superconductividad sería la mejor opción en la transmisión energética, mejorando notablemente la eficiencia energética del transporte de energía.

Transportar energía desde una central eléctrica hasta subestaciones o centros de transformación sin perderla gradualmente en el camino es una mejora que día a día se intenta incorporar en muchos proyectos con mayor o menor grado de éxito, si además se pudieran utilizar materiales con características de superconductividad mejoraría la estabilidad del sistema además de la reducción de pérdidas.

Según Georg Bednorz, “La superconductividad no tiene problemas con fenómenos ambientales, al contrario, si piensas en las conexiones en lo alto de las torres, corriendo a través de las ciudades y los países, la gente está preocupada por la concentración de la radiación electromagnética en éstas, pero las líneas de poder de superconductividad no producen radiación electromagnética, ya que están construidas con capas de protección. Así, los materiales superconductores pueden bloquear la radiación electromagnética y expulsa el campo electromagnético”.

Por otra parte, los superconductores contribuirán también a reducir el tamaño de los alternadores y a aumentar la electricidad que producen al reducir las pérdidas, lo que servirá para desarrollar nuevos generadores cada vez más eficientes.

Bednorz pronostica que en cerca de un lustro se duplicarán las aplicaciones de la superconductividad, motivo por el cual diversos países apuestan cada vez más a ella, la primera aplicación en medicina de la superconductividad fue la resonancia magnética, seguido de los sensores para percibir los campos magnéticos que se originan en el cerebro.

(Fuente: Portal de Ingenieros Españoles)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS