Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Noticias

Accidente laboral en casa propia

11/08/2011

Accidente in itínere es aquel que sufre el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo. La noción de accidente in itínere se construye a partir de dos términos (el lugar de trabajo y el domicilio del trabajador) y la conexión entre ellos a través de un trayecto. Los percances que tienen lugar durante ese trayecto se considerarán "laborales" cuando se acredite la concurrencia de una serie de elementos (geográficos, teleológicos, cronológicos...) que evidencien que el accidente "se produjo porque el desplazamiento venía impuesto por la obligación de acudir al trabajo". Pero la jurisprudencia establece que si el trabajador "está todavía en el domicilio, no está en el trayecto protegido y, por tanto, no es accidente in itínere". Entonces, ¿qué debe entenderse por "domicilio del trabajador"?

El problema se ha planteado ante el Tribunal Supremo, que ha procedido a definir los límites del domicilio de nuevo. Era el caso de un trabajador que había sufrido un accidente al dirigirse a su trabajo, pero antes de salir de la finca donde residía, mientras se dirigía con su motocicleta a incorporarse a la carretera nacional. El INSS consideró que el percance no era laboral porque el accidente había tenido lugar en el interior del domicilio del trabajador, "dentro de su propiedad".

Frente a esta tesis, el Tribunal Supremo afirma que el elemento determinante en estos casos no es el título jurídico del lugar en el que se produce el accidente. Lo decisivo, dice la sentencia, es, por un lado, la consideración del domicilio como un lugar cerrado en el que el trabajador desarrolla habitualmente las actividades más características de su vida familiar, personal, privada e íntima, es decir, lo que comúnmente denominamos "vivienda"; y, por otro, que el abandono de ese espacio debe relacionarse directamente con el inicio de otras actividades que ponen de relieve que se ha iniciado el trayecto que conduce en exclusiva al desempeño de la actividad laboral. Y en el caso en cuestión era evidente que cuando tuvo lugar el accidente, el trabajador ya había dejado atrás ese espacio personal y había comenzado el trayecto que normalmente le conducía al centro de trabajo.

(Fuente:El País)

Desea enviar esta noticia por e-mail icono popup?

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS