Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Jurisprudencia

Indemnización improcedente por daños y perjuicios: accidente laboral de trabajador. No en todo accidente existe responsabilidad empresarial.

Autor: Sentencia comentada por el abogado Diego Narbona Arias
Volvemos a nuestra sección, después de esta lluviosa Semana Santa que lamentablemente nos ha impedido de ver algunas de nuestras cofradías malagueñas, con una Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, Sala de lo Social, Sec. 1.ª, 5821/2010 de 9 de diciembre, y en la que se rompe la ecuación, accidente laboral igual responsabilidad empresarial, cuando estamos en presencia de reclamaciones en materia de indemnización por daños y perjuicios.

En este sentido sostiene el Tribunal: "... no en todo accidente de trabajo o enfermedad profesional necesariamente ha de existir responsabilidad empresarial, que deben aplicarse las normas protectoras de Seguridad Social y que sólo cuando conste o se acredite una efectiva conducta empresarial causante directa del daño o que haya servido para aumentar (valorablemente) el riesgo propio del trabajo realizado podrá ser exigida la complementaria indemnización con base en responsabilidad contractual o extracontractual. También se citaba la STS de 3-10-1995 en la que " se exige de forma inexcusable la existencia de una conducta empresarial, de un ilícito o incumplimiento laboral, relacionado directamente por tanto con el haz de derechos y obligaciones que derivan del contrato de trabajo que une a las partes, la producción de un daño, y finalmente el enlace causal entre este y el actuar empresarial controventor de una obligación; relación que jurisprudencialmente se construye bajo el principio de la causa adecuada por la que se impone la exigencia de valorar, en cada caso concreto, si el antecedente se presenta como causa necesaria del efecto lesivo producido, de tal manera que " el cómo y el por qué" se produjo este, " constituyen elementos definitorios del contenido de aquella relación causal".

Asimismo la STS de 7-2-03 (RJ 2004/1828 argumenta al respeto " Esta doctrina se reitera en sentencia de 2 de febrero de 1998 (recurso 124/97 ) ( RCL 1998/3250) afirmando que en el ámbito de actuación empresarial que es objeto de examen (es decir, el del citado artículo 93 ,) la responsabilidad del empresario (responsabilidad llamada civil y depurada en el marco de la Jurisdicción Social) con fundamento en la cual pueda hacerse efectiva la indemnización postulada en la demanda, es la responsabilidad subjetiva y culpabilista en su sentido más clásico y tradicional."

También se manifiestan en estos términos las sentencias de 18 de octubre de 1999 (RJ 1999/7495 ) y 22 de enero de 2002 , (RJ 2002/2668 ) que aun cuando desestiman el recurso por falta de contradicción, parten de que la base de la responsabilidad descansa en la culpa o negligencia. Incluso añade la última de estas resoluciones, que en cualquier caso el recurso no podría tener acogida por falta de contenido casacional, pues la tesis que se mantiene es contraria a la doctrina unificada establecida por la sentencia de 30 de noviembre de 2007 y reiterada en la de 2 de febrero de 1999 .

La relación de hechos probados de la sentencia permite concluir que en el accidente no ha habido incumplimientos o infracciones sancionables por parte de las empresas. No consta que los medios empleados estuvieran defectuosos o en mal estado, sino que la causa inmediata del accidente fue una actuación irregular del trabajador accidentado. En la colocación del extremo de la manguera con los tanques de recepción intervino el jefe de turno de la empresa; una vez finalizado esta operación es el trabajador, quien con plena capacitación procede a ensamblar el otro extremo al camión, con medios exclusivos de la empresa transportista, enganche que lleva a cabo de forma defectuosa hasta el punto que se produce la fuga en dicho enganche, y además con absoluto desprecio de las normas de seguridad al no ponerse el buzo antiácido. No existe ilícito laboral hasta el momento en la actuación empresarial, hasta el punto de que las sanciones administrativas fueron revocadas no sólo por la autoridad laboral sino también por la jurisdicción contencioso administrativa, estimando ambas que no hubo más incumplimiento laboral que la propia actuación imprudente del trabajador.

No es posible extender la responsabilidad a la recurrente en virtud del Rdto 2115/98 como lleva a cabo la sentencia, porque las exigencias a la empresa cargadora que la norma cita han sido cumplidas, es decir, existencia de equipo individual, comprobación ocular del vehículo, comprobación durante la carga de ausencia de fugas, y comprobación de manguera sin tensiones . Fue el trabajador quien efectuó el empalme al vehículo y quien incumplió la obligación de protección personal; la existencia de fugas no se conoce hasta que se inicia la descarga, y aquella se lleva a cabo por una incorrecta labor de fijación de la manguera, obligación del conductor según señala la sentencia: "es obligación del conductor la comprobación de que todos los elementos de llenado, vaciado y seguridad estén en debidas condiciones," En concreto, la empresa cumplió con las normas generales y particulares que le corresponden, habiendo sido el trabajador quien con su temeraria conducta se situó en la situación de riesgo, lo que, si bien por aplicación del artículo 115, 5 a) de la Ley General de la Seguridad Social no excluye la calificación de accidente de trabajo pero si la obligación de resarcimiento de daños y perjuicios, cuando de los hechos probados de la sentencia no se deduce la existencia de incumplimiento empresarial preciso, culpable, y con la dimensión oportuna para propiciar aquella.

Por ello el motivo ha de ser estimado, revocando la sentencia de instancia y declarando la inexistencia de obligación de indemnizar por daños y perjuicios, lo que lleva a desestimar el recurso del actor, en tanto se pretende la extensión de la responsabilidad a ambas empresas y la elevación de la indemnización, ambos supuestos carentes de objeto si no existe tal indemnización ..."

Así pues, podemos concluir como lo hace la Sentencia transcrita, que en aquellos supuestos en los que se reclamen por parte del trabajador una indemnización por daños y perjuicios, éste tendrá que demostrar un incumplimiento culpable de la empresa, circunstancias que no concurrían en el caso expuesto, al haber sido el trabajador el que voluntariamente se situó en una posición de riesgo con desprecio de las mas mínimas medidas de seguridad.
 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS