Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Editorial

El control del riesgo de desarrollar pérdida de audición inducida por ruido, efecto fisiológico principal de la exposición al ruido que ocurre más a menudo de lo deseable, se puede conseguir mediante el uso de dispositivos de protección auditiva (Hearing Protection Devices HPD). Sin embargo, y a pesar de la aparente sencillez de esta medida, su adopción es un tema complejo y que implica la consideración de varios factores físicos, como la caracterización del ruido, los factores psicológicos, por ejemplo los vinculados a la idiosincrasia de los usuarios y su comportamiento específico, y aspectos de salud, relacionados con su función auditiva.

La adopción de HPDs, en particular en lugares de trabajo, es actualmente una práctica común en situaciones donde la exposición al ruido supera ciertos valores de umbral. A pesar de ser considerado como el último recurso cuando se observa la jerarquía de prioridad de las medidas de intervención, la protección auditiva se ha hecho cada vez más popular, no sólo en los ambientes laborales, sino también entre los usuarios en general.

Sin embargo, y a pesar de su popularidad actual, el uso de HPDs no es una práctica reciente. En realidad, dichos equipos son, como se esperaba, resultado de un proceso evolutivo que se inició hace más de un siglo atrás. Aunque se tiene constancia del uso de HPDs desde la antigua Grecia, fue sólo en 1864 cuando, en términos formales, la primera patente para un dispositivo parecido a un protector auditivo, que se recomendaba para los trenes "ruidosos", fue registrada. En términos tecnológicos, fue sólo durante la Segunda Guerra Mundial cuando la investigación en este campo se puso más de manifiesto, con el registro de una patente para un dispositivo hecho de caucho, en la que se aplicaron diversos materiales con características absorbentes y que también era adecuada para la adaptación al canal del oído. Más tarde, en la década de 1980, algunas de las propuestas para la construcción de los protectores con características de atenuación lineal se registraron y el desarrollo más reciente de la electrónica, y su miniaturización, han hecho posible la aparición de HPDs activos.

En términos generales, los HPDs son dispositivos desarrollados para evitar que los niveles de presión de sonido lleguen al oído interno. Por lo tanto, todos los obstáculos o barreras que asumen este papel se pueden clasificar como HPDs. Hoy en día, hay una gran cantidad de dispositivos desarrollados para este fin, que van desde simples tapones para los oídos y las orejeras a los dispositivos electrónicos de alta gama con los avances tecnológicos.
La eficiencia de los HPDs, es decir, la capacidad de proteger la audición del usuario, dependerá del tipo de dispositivo y de sus características, entre las cuales la configuración del dispositivo, los materiales utilizados, y el comportamiento previo de atenuación son las más relevantes. Además, es necesario tener en cuenta otros factores, tales como los relacionados con las características de las fuentes de ruido y el propio ruido, las características de los usuarios fisiológicas y anatómicas y las maneras en que los dispositivos se utilizan.

También es importante reconocer que, incluso con el uso de HPDs, no se puede evitar que la energía de presión de sonido llegue al oído interno. Esto puede ocurrir debido a varias razones, por ejemplo, debido a la propagación del ruido a través de la conducción ósea, la existencia de agujeros entre el HPD y la cabeza, la vibración asociada con el dispositivo y la transmisión a través de la estructura del HPD.

En cuanto a la atenuación del ruido, y a pesar de la similitud entre todos los dispositivos disponibles, la verdad es que cada HPD, en función de sus características, presenta una atenuación acústica específica. Dado que la determinación de la atenuación acústica específica otorgada por un HPD es un paso clave en el suministro de información a los usuarios, se han desarrollado varios métodos en los últimos años, por lo que, teniendo en cuenta la certificación y los requisitos de homologación, son capaces de informar a los usuarios acerca de la atenuación característica de los dispositivos. Estos métodos pueden ser diferentes de acuerdo con la legislación del país, pero todos ellos se basan en la atenuación estimada de los dispositivos obtenida por métodos de laboratorio. Hay varios indicadores de atenuación disponibles, incluyendo los diferentes niveles de complejidad y precisión, que van desde el método más complejo, llamado método de la banda de octava, a otros métodos simples, con una precisión inferior pero cuyo cálculo y precisión características los hacen más convenientes y adecuados en algunas situaciones específicas.

También es importante mencionar que, a pesar del elevado uso de este tipo de equipo de protección personal, su eficacia no siempre es clara y hay varios factores que contribuyen a esto. En realidad, los HPDs son etiquetados con información sobre su atenuación obtenida a través de pruebas de laboratorio, también llamada atenuación nominal, que puede ser muy diferente de la atenuación proporcionada por los dispositivos en entornos reales, también llamada atenuación real. La diferencia entre la atenuación estimada y la real es, en parte, debida al hecho de que el sonido se propaga hasta el oído interno a través de pequeños orificios. De existir estos agujeros cuando el auricular no está totalmente obstruido, el canal auditivo o la orejera no aisla completamente el oído del ruido exterior, y suelen estar causados por la falta de presión del protector contra la cabeza.

Entre las muchas razones para la ineficacia de los HPDs, es particularmente importante la comodidad durante el uso de HPDs, que puede verse afectada por varios factores, tales como el uso prolongado de los dispositivos, la compatibilidad con otros dispositivos de protección personal y los usuarios ( dimensiones oído), y el reajuste y los cambios introducidos por los propios usuarios. El tema de la comodidad, o más ampliamente la ergonomía de estos dispositivos, es aún más importante si tenemos en cuenta que el uso no continuo de los dispositivos puede reducir enormemente el rendimiento de los protectores. En consecuencia, el diseño de estos dispositivos debe necesariamente considerar los aspectos ergonómicos de la actuación de los HPDs.

En base al hecho de que la atenuación de determinados protectores bajo condiciones reales de uso puede ser un medio (y a veces menos) de su atenuación nominal, es necesario suponer que estos valores nominales no son lo suficientemente fiables para estimar la verdadera protección ofrecida por los dispositivos. Es por esto que es tan importante utilizar el método más exacto para estimar la protección ofrecida por los HPDs. Sin embargo, si por un lado es necesario tener en cuenta el hecho de que la atenuación catalogada puede ser demasiado optimista, por otra parte, también es importante reconocer que existe un riesgo de uso de HPDs con un exceso, o la atenuación excesiva, . Esto también puede representar una situación no deseada, con los correspondientes inconvenientes y los efectos directos resultantes de la sobreprotección de los usuarios.

Otro aspecto importante a considerar es la calidad de la percepción auditiva en el marco del uso de HPDs, que en última instancia pueden representar un impacto negativo sobre la seguridad de los usuarios. Esta percepción no sólo puede incluir la percepción de la comunicación oral, sino también la capacidad de reconocer y detectar otras señales auditivas y sus características, tales como su dirección y la distancia a la fuente de ruido. En lo que se refiere a la percepción oral, los protectores típicamente no diferencian el habla de señales auditivas y otras, ya que tienen una atenuación diferente a lo largo de frecuencias, la capacidad de comprender una conversación oral será "alterada". Los HPDs también pueden afectar a la capacidad de localizar las fuentes de sonido, como las alarmas, tanto en términos de dirección y distancia.

Por último, pero no menos importante, también hay que reconocer que hay varios desarrollos recientes en relación con el uso de la tecnología en los HPDs. En consecuencia, parece que el futuro del HPD está fuertemente asociado con el uso de dispositivos con el comportamiento no lineal de atenuación, que pueden ser utilizados para mejorar la perceptibilidad de los sonidos útiles en entornos ruidosos. Sin embargo, este tipo de HPD todavía tiene algunos inconvenientes no resueltos, y se reconoce que su aplicación en ambientes ocupacionales aunque todavía tiene un largo camino por recorrer.

Volver

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 03/05/2020
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS