Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Editorial

A raíz de la expansión de Internet, el desarrollo de las redes sociales ha ido aumentando a lo largo del tiempo de manera exponencial. Según la Real Academia Española, una red social es una “plataforma digital de comunicación global que pone en contacto a gran número de usuarios”. En la actualidad, existen muchas redes sociales que permiten conectar a usuarios que comparten intereses o actividades, amistad, parentesco, trabajo, hobbies, y que permiten la comunicación y el intercambio de información.

Hoy en día, las redes sociales se han convertido en un medio muy relevante para buscar y compartir información, incluso relegando en cierta medida los medios de comunicación tradicionales. A diferencia de éstos, las redes sociales permiten una comunicación bidireccional o multidireccional entre los receptores y los emisores de los mensajes. Recientes situaciones de emergencia de diferente naturaleza han puesto de manifiesto el gran acogimiento que tienen estas aplicaciones en el contexto de estas situaciones como, por ejemplo: huracán Sandy, Virus Zika, ataques terroristas, etc.

En el contexto de las emergencias, las redes sociales que tienen una mayor aceptación son Twitter y Facebook. Por un lado, Twitter presenta un gran potencial en la difusión de información, tanto textual como multimedia, debido a la facilidad de uso y a su naturaleza esencialmente instantánea. Además, mediante los hashtags se facilita la búsqueda de información relativa a un evento, por lo que hoy en día, cuando sucede un incidente, es más frecuente acceder a Twitter para obtener más información que acceder a medios de comunicación más tradicionales como los periódicos, radio o televisión. Por otro lado, Facebook, ha incorporado dos funciones para ayudar a sus usuarios en situaciones de emergencia. En primer lugar, Safety Check, que permite a los usuarios informar sobre su estado después de un incidente, contactar con servicios de emergencias o localizar su ubicación concreta en un mapa para facilitar su rescate. En segundo lugar, Community Help, permite crear una red de personas en la que los afectados pueden solicitar ayuda y el resto de personas de la red pueden ofrecer distintos tipos de ayuda, tales como, alojamiento, transporte, comida, etc.

Durante una situación de emergencia se produce una interrupción en la dinámica normal de la vida económica, cultural, social o política y, además, se produce un incremento en la comunicación, generando unos escenarios de información muy complejos de gestionar que suponen un reto para las autoridades responsables. Las autoridades y los servicios de emergencia necesitan acceder a la información actualizada y fiable para la coordinación, análisis y evaluación de estas situaciones tanto en las fases previas como durante la emergencia y en la fase de recuperación. Sin embargo, este nuevo espacio comunicativo plantea nuevos retos en relación al acceso y gestión de la información difundida a través de las redes sociales. En primer lugar, se necesitan herramientas que permitan filtrar la información relevante para la toma de decisiones, ya que no toda la información publicada es relevante, fiable o precisa. En segundo lugar, la definición de protocolos que permitan a los usuarios aportar información precisa durante una emergencia con el fin de facilitar a los servicios de emergencia la gestión de información. Por último, adaptar la estructura organizativa de las autoridades y servicios de emergencia para dotarla de más recursos tanto humanos como económicos que permitan monitorizar y gestionar de forma eficiente la información difundida en las redes sociales.

No hay duda de que las redes sociales están ya integradas en nuestro día a día y, cada vez más, durante situaciones de emergencia. Sin embargo, todavía hay retos que abordar para sacar el máximo partido de la información difundida y aprovecharla por parte de las autoridades y servicios de emergencias.




Nota: En el grupo de investigación TEP223 estamos trabajando en esta línea de investigación. Si estás interesado, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo: catedraprevenciónrsc3@gmail.com para participar en dos cuestionarios que estamos llevando a cabo en la actualidad.


María Martínez Rojas
Personal Docente e Investigador
Universidad de Málaga

Histórico de Editoriales

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 23/12/2017
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS