Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario.
Si está de acuerdo con ello solamente pulse el botón aceptar y se ocultará este espacio, si quiere saber más visite el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información

english | français | deutsch | italiano | traductor                  
logotipo
borde superior

Editorial

La preocupación por los impactos ambientales, partiendo de una visión integral de desarrollo donde lo social, lo ambiental y lo económico constituyen un trinomio de acción, ha sido una constante que se ha ido consolidando en los últimos años a través de las políticas europeas.

Como ejemplo de ello podemos destacar la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones Cerrar el círculo: un plan de acción de la UE para la economía circular, así como los posteriores informes sobre la aplicación del Plan de Acción. Documentos con los que sin duda se ha ido fortaleciendo esta nueva propuesta donde se tienen en consideración todas las fases de vida de los productos: el diseño y los procesos de producción, el consumo, la gestión de residuos, y la conversión de residuos a recursos.

Como reiteró el 44º presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular organizada por Advaced Leadership Foundation, el desarrollo económico y ambiental son dos realidades interdependientes.

Partiendo de esta premisa y teniendo presente que la globalización ha consolidado la interrelación estrecha entre muchos de los recursos que hoy utilizamos, la mala gestión y la escasez de los mismos podría ser una cuestión que se agravara acercándonos a la insostenibilidad del sistema.

Las alertas difundidas por instituciones como la ONU, vinculadas con la previsión de crecimiento poblacional, con los desplazamientos migratorios de la población, con la posible volatilidad de los precios y la indisponibilidad de recursos, etc. han sido constantes. Nuestros actuales estilos de vida, sustentados hasta ahora sobre un modelo de producción y consumo lineal, donde lo que se fabrica, tras ser utilizado, se tira no son efectivos.

Por ello, como una alternativa a este esquema lineal surge la economía circular, aliada a la consolidación de un desarrollo sostenible, donde el impacto ambiental a través de la gestión más eficiente de recursos mediante el fomento de los ciclos de vida de los residuos y la generación de las materias primas secundarias pone de manifiesto la necesidad y las oportunidades de negocio de un nuevo sistema de producción y de consumo.

Mediante el proceso “multi-R” (rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir, reducir, reciclar, recuperar y repensar) se asientan las bases de un modelo que busca la eficiencia del sistema, la optimización de recursos y la preservación y mejora del capital humano.

De esta forma, bajo la visión compartida con otras escuelas y pensamientos sostenibles como la permacultura, la economía del rendimiento, la economía verde, la ecología industrial, el diseño regenerativo, la economía azul, la biomímesis, el capitalismo natural o la teoría de “cradle to cradle” se consolida una propuesta sustentable y circular basada en ideas como:

• La inspiración en la naturaleza
• Los flujos de energía y materia.
• Los procesos en bucle.
• Los ecosistemas industriales efectivos.
• El diseño cíclico.
• La regeneración sistémica.
• El flujo de servicios.
• Los ciclos industriales (biológico y técnico)
• Y el desarrollo en un triple balance.

Cambiar nuestros modos de actuar bajo la visión que propone la economía circular, en cierta forma supone volver la vista hacia la naturaleza, tal y como en su día hizo el poeta William Blake, quien examinó y enjuició el mecanicismo y el materialismo del mundo moderno. Vínculo que se recoge en el “Decálogo de acciones circulares: concienciados con la sostenibilidad en el trabajo” publicado reciente por Bureau Veritas Formación.

https://www.bureauveritasformacion.com/conoce-bureau-veritas-formacion/descarga-libro-decalogo-practicas-circulares.aspx

Gemma S. Ventín Sánchez
Doctora con Mención Europea
Profesora del área de Responsabilidad Corporativa, Calidad y Excelencia de Bureau Veritas Formación
Líder de la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular
Líder Internacional del New York Summit Inspiring Commited Leaders

Histórico de Editoriales

 
ETSII Universidad de Málaga Ayuntamiento de Málaga Consejería Empleo Limasa Emasa GIOSCTPRL
 

© Cátedra Prevención y Responsabilidad Social corporativa 2011. Actualizada el 26/02/2019
Icono de conformidad con el Nivel A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Valid HTML 4.01 Transitional Valid CSS Valid RSS